¡Bienvenidos! Welcome!

Bienvenid@ a PLAY KIDS, el pequeño lugar reservado para mis clicks y yo. Espero que disfrutes de tu visita!
Welcome to my klicky corner. I hope you enjoy your visit!



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Willy, the little mushroom

Pulsa en las imágenes para verlas a mayor tamaño

En el bosque encantado ha caido la noche. La luz de la luna tiñe de azul las hojas y las flores, los troncos y las rocas... transformando el paisaje en algo misterioso y diferente.

Es hora de dormir, los habitantes diurnos se recogen para dar paso a los que surgen de las sombras... Mamá Erizo apresura a sus pequeños a seguirla hacia su madriguera, pasando por debajo de las hojas de helecho que nacen entre las raíces...


Y Mamá Coneja llama a sus gazapos para que vuelvan al tronco hueco que es su hogar, donde les espera una cena favorita: ¡rodajas de zanahoria envueltas en hojas de menta!


Pronto todo queda en silencio. No se oye nada salvo el ulular de alguna lechuza a lo lejos.

Sólo un candil colgando de una rama del árbol Viejo, quién sabe si olvidado por algún caminante o quizás traido por las hadas del bosque, señala el camino a los más rezagados.

Al pie del árbol, la luz plateada de la luna hace brillar las motitas blancas de un grupo de setas que, vestidas ya con su pijama, preparan su camita de musgo para dormir...


Una de ellas sobresale por su gran tamaño y parece balancearse sobre sus compañeras, arrullada por el viento que se cuela bajo sus sombreritos manchados.

En un rincón no muy apartado, más húmedo y umbrío, recogido entre el follaje, otra familia de peludos asoma al despuntar el día. Mamá Coneja se afana en ir despertando a cada uno de sus hijos: "Mamá, es muy temprano..." "Tengo sueño, déjame dormir un poco más" - rezongan, amodorrados.


"-Vamos, vamos...he traido un tierno nabo y hierba fresca para el desayuno!" -les anima. "Buenos días, Espinita" - saluda a uno de sus jóvenes vecinos erizo, que es muy madrugador.

El día se va levantando y la luz del sol acaricia los brillantes sombreros rojos que asoman del tocón vecino. Uooooaaai...!


Parecen desperezarse al calorcito matinal. De pronto se oye un crujido dentro del tronco hueco, ruido como de hojas secas restregadas unas contra otras... Sí ¡algo se mueve ahí dentro!


¿Pero es posible? Una de las setas grandes se está desperezando! Pero las setas no se mueven, ¿o sí?. ¡Ah..! Estamos en el Bosque Encantado, y aquí todo es posible.


Dos conejitos soprendidos miran atentos hacia el tronco: "-Es Willy! "

Willy es un niño-seta encantado, una de las criaturas mágicas que pueblan estas tierras. Si te escondes muy quietecito y escuchas con mucha atención puedes llegar a oir las pequeñas y agudas voces de los conejitos ¡y entender lo que hablan en su lenguaje misterioso!. Y también sorprender a alguno de los niños-seta del bosque, cuando al sentirse seguros por un momento abandonan su lecho de tierra y salen a dar un paseo por los alrededores.

Ese es el secreto que guarda a las setas más grandes y lustrosas del bosque. Y explica por qué cuando los buscadores de setas del pueblo se acercan al bosque Encantado, nunca encuentren en el mismo sitio las grandes setas que habían visto poco antes. No saben que algunas de ellas son niños duende que cambian fácilmente de emplazamiento, arrellanándose en las raíces de otros árboles que les resultan más cómodos o allí donde les llevan sus piececitos traviesos cuando salen a recorrer bosque sin que nadie les vea!


Las noches de luna llena, después de un húmedo día de lluvia, suele ser el momento favorito de Willy, cuando movido por su natural curiosidad y atraido por el mágico hechizo de la luna sale a perseguir sus destellos hasta que cansado de corretear se sienta a contemplarla, y así pasa largo rato hasta que cae dormido.


"Oye, Willy, no vuelves al tocón a dormir?"-dice Connie, su pequeño vecino peludo que le ha seguido en sus correrías hasta caer la noche.

"Oh, tienes razón, pero tengo tanto sueeeñooo...que creo que me voy a quedar aquí"

Las estrellas centellean en suave cadencia, como una nana en el cielo despejado, adormeciendo a las criaturas que aún quedan despiertas en la noche...


"-Entonces yo también me quedaré aquí contigo ¡Uuoooaai..!"-dice Connie

"-Buenas noches amiguito"-dice Willy dejando caer sus párpados allí mismo donde ha quedado sentado.


"Buenas noches, Willy...que tengas felices sueños"

2 comentarios:

  1. Gracias por estar de nuevo por aquí. Es un placer ver tus maravillosas fotos y textos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por pasarte y dejar tu comentario. Se hace lo que se puede...pero ya ves que a pesar de todo, este es un vicio que no se deja así como así ;)

    ResponderEliminar

Me encanta leerte...¡cuéntame! ;)